viernes, 11 de agosto de 2017

Conversación con Sergio Astorga



Por Martha Jacqueline Iglesias Herrera

Hola a todos los lectores de Letraweb. Hoy nos vamos hasta Portugal para entrevistar a otro gran talento de la escritura y la pintura, nuestro querido amigo: Sergio Astorga.
Sobre él podemos decir que es de México, de su ciudad, y gracias al tezontle –como primera piedra- el rojo comenzó a retumbar entre sus ojos y el cascabel se escucha por los cuatro puntos cardinales. Actualmente radica en Porto, Portugal. Ha sido artista independiente.
Estudió Licenciatura en Comunicación Gráfica en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (Antigua Academia de San Carlos). Impartió el taller de Dibujo durante doce años en la UNAM. Estudió en Letras Hispánicas Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (no la terminó).
Ha publicado en suplementos culturales y en revistas tanto textos como dibujos.

Publicaciones de microficción en Antología La Microbiblioteca, Antología Vamos al circo, Letras de Chile, Microfilia, Antología de Minificción Mexicana, Antología de Cuentos en Francés, Revista Monolio, Libro de oro de Dnosaurio, Máquina de Coser Palabras. Revista Ritmo Imaginación y crítica.


Exposiciones: Colectiva Museo Soares dos Reis, Portugal, Portadas de Libro Homenaje a García Ponce, Universidad Veracruzana, Dialogo de Tigres, Lilian Elphick, Sol Camuflado, Indran Amirthanayagam, Confesión Vertical, Cecilia Palma. Confesiones de una chica de rojo, Lilian Elphick. Tu más secreta orilla, Carlos Rodolgo González de Alba.



JK: Actualmente radicas en Oporto, Portugal. ¿Qué de especial te trae a la memoria la ciudad de México?

Me gusta limitarme a las sensaciones. Olores, calles, colores, olvidos, rostros. No quiero tener ideas, porque estas se han modificado mucho, creo que todos los días hay un pensamiento distinto y subjetivo.

JK: A lo largo de tu trayectoria como escritor y pintor, ¿qué crees haber ganado? ¿Qué crees haber perdido?

He ganado permanencia y constancia. Escribo mucho más que antes, dibujo siempre y eso es una ganancia. He perdido un poco de recato, ya no me preocupa tanto el sí gustan o no mis textos y dibujos. Les busco una salida aunque no la encuentre.
He perdido contacto con la venta directa de mi trabajo, principalmente pinturas. Esa realidad la extraño.


JK: El ser inmóvil, perplejo, mudo, en perpetua vigilia frente a las agresiones del acontecer comienza a preguntarse por su propia naturaleza mientras intenta salir adelante frente a las inclemencias de la historia o del diario vivir. ¿Crees que exista una posibilidad de redención en el diálogo con el lector?

El día en que no exista diálogo con el lector, ese día seremos seres agonizantes. La vitalidad sólo se da en el diálogo. Uno y otro en su intercambio hacen posible la comunicación.

 
JK: Los grandes libros -los libros necesarios- son aquellos que logran responder a las preguntas que, oscuramente y sin formularlas del todo, se hace el resto de los hombres. ¿No sería mejor transformar la vida en poesía que hacer poesía con la vida?

La poesía como la filosofía hace preguntas, intenta revelar más preguntas. Las preguntas son tan variadas que de hecho esta pregunta se muerde la cola.

JK: Decía Octavio Paz: “La poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono. Operación capaz de cambiar al mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza; ejercicio espiritual, es un método de liberación interior. La poesía revela este mundo; crea otro. Pan de los elegidos; alimento maldito. Aísla; une. Invitación al viaje; regreso a la tierra natal. Inspiración, respiración, ejercicio muscular. Plegaria al vacío, diálogo con la ausencia: el tedio, la angustia y la desesperación la alimentan”. ¿Cómo asir la poesía si cada poema se ostenta como algo diferente e irreducible?

Prefiero que Octavio Paz te responda:

Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea. O.P.

JK: La historia y la biografía nos pueden dar la tonalidad de un período o de una vida, dibujarnos las fronteras de una obra y describirnos desde el exterior la configuración de un estilo; también son capaces de esclarecernos el sentido general de una tendencia y hasta desentrañarnos el porqué y el cómo de un poema. Pero no pueden decirnos qué es un poema. ¿Qué opinión te merece tal reflexión?

Existen miles de respuestas dependiendo de cada época, de cada biografía hasta de la lucidez con que se amanece o se anochece. Las respuestas capitales nunca tienen respuesta definitiva, por fortuna, sigue viva la llama. El poema es una estructura, la poesía es la difícil de atrapar. La estructura del poema va de la mano de la historia de los movimientos literarios y de la sensibilidad de los hacedores de poemas. La poesía es todo aquello que se nombra y que trasciende su propia realidad sonora y conceptual y nos deja una sensación de plenitud.

JK: ¿Cómo definirías el proceso de creación pictórica? ¿Por inspiración o por oficio?

Los procesos creativos no varían, lo que varía son las herramientas de trabajo. Para que exista inspiración debe tener o estar sustentada en un oficio. Un oficio puede limitarse a una acción mecánica, en cambio la inspiración necesita de la acción que te brinda un oficio. Se logra un oficio trabajando inteligentemente una disciplina. El acto creativo es una concatenación de acciones tanto físicas como mentales y emocionales. Entre la creación pictórica y la creación literaria o musical  o cualquier otra ocurre lo mismo, sólo se modifica por la naturaleza de sus herramientas de trabajo.

JK: El objetivo del camino del pintor no es una meta, sino un destino. ¿Qué opinión te merece tal reflexión?

El único destino cierto es la muerte que siempre se viene callando y mientras sucede eso el pintor pinta y el escritor escribe. El arte es una forma de ser y estar. O es una desgracia o es una alegría, dependiendo de cómo asumas tú ser y tú estar.

JK: El lienzo en blanco no es un simple lugar donde no hay nada en absoluto. Para conseguir la evidencia visual de la ausencia es necesario un mínimo de alianza simbólica o de su ficción. ¿Cómo se enfrenta Sergio Astorga a esta andadura?

Para mí no es atadura sino espacio vital, el lienzo o el papel ya es un símbolo y una ficción al mismo tiempo. El espacio interior se manifiesta en el espacio exterior, al menos en mi caso. El espacio a trabajar es una provocación. Puede ser cuadrado, circular, liso, con textura, de papel, de cartón, de madera, de metal. El espacio es el lugar donde se sucede el acto creativo, ya de dibujo ya de palabras.

JK: En tus pinturas lo estático cae, perece, y es sustituido por líneas que dan sensación de movimiento, de pura y desnuda fluidez. ¿Qué te inspira esta forma de creación?

La línea no sólo describe, contornea, persigue, también dramatiza, escenifica. Delinear,  sugerir formas, buscarle su ritmo, su cadencia, para mí es la actividad que de suyo contiene la acción de dibujar. La acción de escribir es la misma lo único que cambia son los elementos: unas son palabras, otras son formas. Unas se miran y otras se escuchan.

JK: La obra de arte tiene como fin manifestar algún carácter esencial o saliente con más claridad e intensidad que lo que manifiestan los objetos reales. ¿Cuál es tu idea de la realidad cuando la transformas para llevarla al lienzo?

Como no hay una sola realidad me gusta tocar muchas e inventar y sugerir otras. Y al final, como sé, que el único objeto real es el que ha quedado representado no me causa conflicto.  Mi manera de ver es lo que resulta. La manera parcial y fragmentada de la realidad que muestro. A veces los que miran o leen lo que muestro coinciden con esa íntima relevancia que mencionas.

JK: Si tuvieras que definir un sueño… ¿qué nombre le pondrías?

El terrible caso de la almohada incómoda en un lecho azul cobalto.



Gestiona los blogs:
Antojos:

Conversa en el balcão del Abarrote:
http://conversasdelabarrote.blogspot.pt/ 

Revista Brevilla:
http://revistabrevilla.blogspot.pt/